miércoles, 25 de enero de 2017

Primer día en Tokio

Con Yokosan en el negocio de su padre.
En esta segunda parte del primer día de Tokio, os enseñamos uno de los sitios donde tuvimos la suerte de comer, suerte porque a la hora de comer hay unas colas eternas. Como veis, en el momento te preparan un ramen que quita el sentido. Estuvimos hablando con Yoko, la simpática hija del propietario, nos contó que lo abrió hace 30 años. En el video no se aprecia, pero hay una hoja del periódico New York Times enmarcada donde se habla de como triunfar con un solo plato. 






Momento creativo en el escaparate de Dior en Ginza
Con el cuerpo calentito decidimos seguir con nuestro plan, así que nos fuimos paseando por Ginza, donde se encuentran las mejores y más caras tiendas de todo Tokio. 


Atravesamos los jardines el palacio Imperial, nos quedamos un rato viendo la entrada y seguimos hasta Akihabara, la ciudad de la electrónica, la meca del los otakus. 







Interior de un local en Akihabara



Como podéis ver y oir en el video, es un autentico infierno, el sonido de todas las maquinas, la música que tienen puesta, el olor a tabaco, parece que hayas cambiado de país en un segundo. ¿Qué ha sido de ese Japón tan tranquilo y silencioso del que me estaba enamorando?






Patxi, Mochi y Hachiko atrás.




Para terminar la jornada, aunque no entraba en el plan del día, nos fuimos a Shibuya, el famoso cruce, el famoso perro Hachiko, las famosas luces de Navidad, rodeados de cientos y cientos de personas... Impresionante!!

El famoso cruce de Shibuya




¡¡DENTRO VIDEO!!


viernes, 20 de enero de 2017

Tokio - Tsukiji Fish Market

El primer día en Tokio, el primer día de nuestro super viaje, tal y como lo teníamos planeado, iríamos a ver el famoso mercado de pescado, sin antes ver todo lo que nos cogía de camino. Madrugamos, supongo que por el jetlag y porque en todos los sitios donde se hablaba de este mercado, recomendaba que había que madrugar. 
Nos fuimos andando desde el hotel, aparentemente no era mucho aunque Google Maps decía que teníamos 45 minutos andando. Bueno, teníamos ganas de ver y así lo hicimos.
Tsukiji Hongan-Ji
Casi llegando a nuestro objetivo, encontramos este conocido templo budista, el Tsukiji Hongan-ji con esa arquitectura tan inusual por esta tierras.

Nos empeñamos en entrar donde no nos dejan pero en el caso del Tsukiji Fish Market , todo se desarrolla alrededor del enorme mercado donde se abastecen otros mercados más pequeños que le rodean. Es curioso ver en ese ambiente tan bullicioso y ajetreado, como hombre trajeados y muy bien vestidos, van hasta allí para comer en esos improvisados restaurantes montados con 4 tablas. Casi al final de nuestro viaje, nos dimos cuenta, que estos hombre trajeados,  sí sabían elegir bien los sitios donde comer. Dentro video!!





domingo, 15 de enero de 2017

LLEGADA A JAPÓN

Lo de siempre, cuando llegas a un país, un olor característico te llega nada mas salir del aeropuerto. En este caso, te quedas tan sorprendido del silencio, del orden y de la limpieza, que no te das cuenta a qué huele Japón.
Cuando cogimos en tren, que nos lleva del aeropuerto al centro de Tokio, estaba tan limpio, sin pintadas, nada estropeado, ni desgastado, parecía que lo acabaran de sacar de la fábrica.
No es un mito, la gente es súper amable, nada mas llegar, siempre te atienden con una sonrisa y un Bienvenido.

Cuando llegamos al hotel, todo estaba tan desierto y tranquilo que decidimos salir a dar un paseito y de paso tomar algo. Al rato de estar callejeando encontramos el típico bar, donde la entrada fue un tanto extraña, ya que a este tipo de bares solo van los locales. Ono, el propietario, un chico joven muy majo, nos atendió como pudo, él con su inglés básico y yo con mi mínimo japonés recién estrenado. Antes de irnos me obsequió con mi primer Dorayaki. Dentro video!!


martes, 10 de enero de 2017

Aprende Japones si vas a Japón.

El viajar enseña que el idioma local abre muchas puertas. Leyendo sobre Japón, me sorprendió el poco nivel de inglés que me iba a encontrar una vez allí. Conociendo la forma de ser que tienen y su incesante búsqueda de la perfección, me inclino más a que sí saben este idioma, pero no lo ponen en práctica porque no lo hacen perfectamente. Sin embargo, es sorprendente que en pueblos como Takayama o en la isla de Miyajima hablasen un inglés muy correcto, hecho que en la capital, fue todo lo contrario.
Bueno, viendo el percal y mis ganas de aprender un par de palabritas, me lié y durante 8 meses le he dedicado una hora diaria. Primero empecé con algún video de Japan Society canal que podrás encontrar en Youtube, video muy divertidos donde aprender cosas bastante básicas, cuando se acaba quieres más, así que subes de nivel y te das cuenta que necesitas aprender sus letras Hiragana, Katakana, Kanjis.... uuuufff que lío. Bueno, poco a poco, empiezas con juegos de niños, vas subiendo niveles y te lanzas con apps como Memrise (español/japonés escrito en Hiragana o Katana) Mientras puedes ir usando otra app llamada Mondly en la que tienes diferentes niveles (bajo, medio o alto) y además puedes cambiar la escritura. Esta última tienes que pagar algo, no mucho, pero merece la pena, además los domingo tienes un repaso de lo aprendido durante la semana.
Después de todo lo aprendido, llegas allí y ... ¿Te habrá servido para algo estudiar tanto? Por supuesto. Tu preguntas, ellos te entienden, y sabes que de lo que te contesten, no vas a entender ni la mitad de la mitad, pero para eso has aprendido a decir "mas lento, por favor" o "no entiendo nada". En ese momento ellos van a hacer lo indecible para que les entiendas. Son muy agradecidos cuando les hablas en su idioma y si les dices cualquier palabra que se escape a las 4 que sabe cualquier turista, se les ilumina la cara. Prueba con decir "de nada" o "Feliz año nuevo".