miércoles, 21 de marzo de 2012

Venecia, la ciudad tranquila.




Todas las ciudades tienen un olor característico pero Venecia no huele, Venecia se respira.
Vista desde la terraza del Hotel Danieli




Sin coches, sin esos ruidos a los que estamos tan acostumbrados en las ciudades. Tranquilas terrazas que invitan a sentarse y ver pasar el tiempo mientras te tomas el famoso aperitivo veneciano, el Spritz.


Spritz, el aperitivo perfecto


              

Perdiéndote por las inquietantes callejuelas que no sabes a donde van a parar, lo mismo sales a una calle aún más pequeña y solitaria, que directamente al Gran Canal.
Venecia y sus calles estrechas

              

Evidentemente todo gira entorno a los lugares más emblemáticos como la Pz San Marco, el Puente Rialto, etc.


Venecia, vista desde el puente Rialto


             



Siempre abarrotadas, ríos de gente a dos velocidades, los que van a trabajar y los turistas, calles donde descubres desde exclusivastiendas de moda, a las típicas de souvenirs. Las máscaras venecianas, el cristal de Murano, son dos de las cosas que mas me fascinan por la delicadeza con las que son realizadas.


Venecia, artesano de máscaras

         

Venecia es del turismo y para el turismo, aquí hay hueco para todo el mundo, desde lo cultural a lo gastronómico, desde las tiendas o los rincones más escondidos. El Gran Canal nunca duerme, en el siempre hay vida, góndolas, barco-taxi, barco-bus, barcos con mercancías



Venecia paseos en gondolas