martes, 27 de abril de 2010

Perfilando



Hacía tiempo que no os contaba nada pero es que he estado muy liada. Un negocio es como un hijo, siempre hay que estar encima, cuidando cada detalle, intentando corregir todo aquello que no ves bien.

Cuando eres una persona que te gustan las cosas para ya, como yo, hay veces que por las prisas te equivocas y terminas pagando la misma cosa dos veces. Te cabreas con la gente, no terminas de conectar con ellos y todo porque no sabes expresar lo que realmente quieres. Tantas cosas en la cabeza, todo el día corriendo de un lado a otro y no te paras a pensar en lo que quieres, como lo quieres, para cuando lo quieres….

Sandra Vazquez Fotografia
Ahora sé lo que quiero. Quiero abrir mi web y que sorprenda nada mas abrirla, quiero que mis fotos estén trabajadas con el mismo cariño con las que yo las cree, quiero que haya conexión con las personas con las que trabajo, al igual que cuando yo trabajo con “mis retratos”tengo que hacer que haya un entendimiento, que antes de pedir algo ya se esté haciendo. Cuando consigues que te entiendan y que tengan la misma ilusión que tú en el proyecto, eso te da aún más energía.

Desde aquí quiero agradecer a Alfonso Carratalá, su gran paciencia, sus grandes ideas y su buen hacer.