lunes, 26 de octubre de 2009

Río Mekong, mercado de Cai Be

Mercado de Cai Be

                      

Cantho, sur de Vietnam, a orillas del río Mekong. Aunque acaba de amanecer, el río Mekong lleva muchas horas despierto transportando sobre él a las barcazas de campesinos que van con sus cosechas al mercado flotante de Cai Be. Este mercado no tiene símil alguno en el mundo. Cientos de barcazas vietnamitas, con una tipología muy similar todas ellas, intentan adentrase en la absoluta anarquía marinera que reina en estas aguas. Pero como pasa con el tráfico terrestre, es una anarquía controlada por sus conductores, de forma que, como murciélagos en las oscuras cavernas, todos ellos se cruzan sin rozarse. Prácticamente no se ve el río. Estas embarcaciones, que durante el transporte de sus mercancías hace también las labores de hogar, llevan consigo a toda una familia. Estas barcazas, de unos diez metros de eslora y casi dos metros de manga, son suficientes para transportar toda la cosecha de una temporada, llevar consigo a una familia de cuatro o cinco miembros y todo lo que puede considerarse su hogar flotante, donde nunca faltan los diferentes altares que les acompañan cuidándoles y protegiéndoles. No hace falta preguntarles, cuando te acercas a una de sus barcas, si puedes acceder a ella, como en todo los pueblos de Vietnam, sus casa siempre están abiertas y en el momento que cruzas el umbral de una de ellas, te ofrecen té y lo que en esos momentos tengan es sus hogares. Compres o no compres el trato que te dispensan es siempre amable y respetuoso, sin apartar nunca la mirada como deseando poder complacerte y esperando realizar su ansiada venta. A parte de las barcas de frutas y verduras del mercado, en Cai Be también te puedes encontrar otras muy singulares, las cafeterías, venta de lotería, venta de sopa u otras comidas, barca“supermercado”…. Estas, más pequeñas y modestas si cabe, proveen a los comerciantes durante su estancia en el mercado de todo tipo de víveres.


Barcaza vendiendo sandias
Dentro de la barcaza se pesa y se prepara la mercancia a vender, en este caso sandias.

 
barca vendiendo loteria
Entre cientos de barcas aparece esta vendiendo lotería.


jóvenes que nunca vieron un dólar
Aunque parezca algo increíble hay gente que desconoce el aspecto de un dólar, y es que en los mercados flotantes del Mekong los turista no compran.